RETO 52 TECHOS SOLIDARIOS

¿Conocéis ese momento en el que te decides a realizar algo y todo son obstáculos? ¿Has intentado realizar un sueño y todo el mundo te dice que no podrás? Crees en tí y crees que lo lograrás, pero no tienes medios… ¿Lo has sentido alguna vez? ¿Conoces esa situación?

Este post trata de esfuerzo y de constancia, y de pensar que el fin, a veces, si justifica los medios. Si te preguntas que cientos de grandes montañeros subirán más alto, picos más difíciles y seguramente más rapido, estás en lo cierto, pero esta historia no va de eso… Simplemente trata de creer en uno mismo y de querer luchar por un fin que merece la pena.

Imagina ese clásico montañero que quiere subir la montaña más alta de cada provincia, el llamado “techo provincial“, y que por causalidades de la vida, se ha ido postponiendo. Bueno, como a mucha gente le pasa, esas causas pueden ser no tener dinero, trabajar 6 días a la semana, miles de kilómetros de por medio entre el inicio y el fin del reto, hacerle caso a la gente que dice que no se podrá hacer. Uno de esos montañeros es Bautista Bermúdez.

Sigue con su vida, realiza durante años algunas pequeñas acciones solidarias… Y durante todo ese tiempo se queda maravillado de la empatía, del trabajo y las acciones de varias asociaciones de lucha y apoyo a enfermedades de cáncer y párkinson.

Llega un día que se cansa del “postureo” de alguna gente que dicen que son solidarios porque un día donaron, ayudaron o cooperaron con alguna causa, y se pregunta si no se puede ayudar comprometiéndote más y mejor. Entonces recuerda esa frase de “dale un pez a un hambriento y comerá un día, enséñale a pescar y no volverá a estar hambriento”, y decide hacer algo.

Y Bautista Bermúdez pensó ¿qué es eso que no has podido hacer o que tardarías años en hacerlo? Y recuerda: Ascender los 52 Techos provinciales. ¿Cómo podrías ayudar a esas asociaciones? Pues dándolas a conocer, hablando de sus servicios, fomentando las acciones y la cooperación. ¿Eso es ser un “embajador” de una causa? Embajador o humano, ¡qué mas da! La cuestión era empezar.

En diciembre de 2015 volvieron a decirle “No tienes medios, no puedes hacerlo y vas a tardar muchos años si lo intentas”. Ese día, decidió hacerlo. En enero de 2016 estudió y preparó cada una de las 52 ascensiones, y coronó las cimas en su cabeza. Daba igual repetir alguna desde diferentes lugares, añadir más o meter alguna internacional, lo importante era el camino y el fin ¡Lo dificil ya estaba hecho! En febrero de 2016 coronó su primer pico y en diciembre consiguió su techo 25.

Casi la mitad del proyecto estaba realizado apoyando a la Asociaciación de Mujeres Afectadas de Cáncer de mama y ginecológico de Albacete (AMAC) y a la Asociación de Familiares y Enfermos de Párkinson de Albacete (AFEPAB). En esa época se enteró que el hijo de un buen amigo, había sido diagnosticado de Síndrome X-Fragil, y decidió cooperar también con ese tema. Hoy también valora colaborar con otras causas que ha ido conociendo relacionadas con el mundo animal y medio ambiente.

Me quito el sombrero ante esta gran ¨aventura¨ de Bautista Bermudez, “52 Techos Solidarios“, este tipo de proyectos y personas son los que hacen grande este mundo. Podréis saber más sobre este proyecto o contactar con Bautista clicando aquí.

Nuestro camino no es por fáciles prados de hierba, sino que es un sendero de montaña escarpado y lleno de dificultades. Pero siempre hacia adelante, hacia arriba, hacia el solWestheimer.

 

Sin comentarios

¿Qué te parece el post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »